please wait, site is loading

4,8 hectáreas Chardonnay

Se trata de una de las cepas más grandes de baya blanca del mundo. Nacido en la Borgoña, se ha difundido por todo el planeta. Posee una increíble variedad de componentes aromáticos, que emergen de varios modos, según los terrenos y los climas donde se cultive.

3,8 hectáreas Cabernet Franc

Variedad de origen francés, de la zona de la Gironda, posee una hoja media, pentalobulada; racimo mediano, piramidal, más o menos esparcido, alado; granos generalmente medianos, esferoides, piel muy resistente, de color azul-negro, muy pruinosa.

18,0 hectáreas Prosecco

El prosecco es el vino italiano más exportado al extranjero. La cepa básica para producir Prosecco es la glera, cuyas uvas tienen que constituir al menos el 85% del total. Una pequeña fracción, en todo caso, no superior al 15% del total, puede estar constituida por verdiso, bianchetta trevigiana, perera, glera larga, chardonnay, pinot blanco, pinot gris y pinot negro vinificado en blanco.

4,0 hectáreas Pinot Gris

Conocido desde la Edad Media, es considerado una mutación del Pinot Negro. Hoja pequeña, trilobulada, racimo pequeño, cilíndrico, a menudo con ala, compacto, grano pequeño ovoide, suele estar deformado debido a un racimo demasiado compacto, extracción bastante fácil; piel gris-oscura, ligera, pruinosa.

3,5 hectáreas Merlot

Prefiere terrenos frescos, con una buena humedad durante el verano, ya que sufre con la sequía. Los sistemas de cultivo más adecuados son el cordón con espolones y el Guyot, que garantizan un buen sombreado de los racimos con el fin de evitar repentinos descensos de la acidez.

0,5 hectáreas de Sauvignon

El Sauvignon Blanc es una de las grandes uvas nobles blancas, reconocida en todo el mundo como una de las mejores en absoluto. Así es, es muy aromática y fragrante, y produce uno de los vinos secos más famosos del mundo. La peculiaridad del Sauvignon Blanc es la intensidad y la profundidad de su aroma, generalmente herbáceo, con un toque a musgo y con frutos verdes como la uva espina, ligeramente exótico.

2,0 hectáreas de Manzoni blanco

El Manzoni Blanco es el clon más famoso de entre los creados y preparados por el Prof. Luigi Manzoni, director de la Escuela Enológica de Conegliano. El Manzoni Blanco, cepa autóctona de la provincia de Treviso, nace del cruce entre el Riesling Renano y el Pinot Blanco. El Manzoni Blanco presenta un racimo pequeño y mediamente compacto. El grano es un poco pequeño, esférico y de color amarillo verde, la piel es densa, bastante consistente, mediamente pruinosa y con un sabor aromático. De la vinificación del Manzoni Blanco se obtiene un vino fino y delicado, pero con cuerpo y espléndidamente equilibrado.

3,0 hectáreas de Moscatel

El Moscatel en la antigüedad era denominado anathelicon moschaton por los Griegos y apiana por los Romanos. La cepa se presenta con racimos de mediano tamaño en forma cilíndrica, alados, con densidad compacta o esparcida. Las bayas poseen un tamaño variable, pero nunca son demasiado pequeñas, esféricas, con colores amarillos con matices hacia el verde pálido y el dorado cuando maduran bajo los rayos del sol. La cepa es muy aromática y se cultiva preferentemente en suelos ricos en caliza, margosos, secos y, por tanto, con escasa presencia de arcilla.

1,5 hectáreas Pinot Blanco

El Pinot Blanco forma parte de esa gran familia de Pinots, donde el Pinot Negro hace de patriarca. El Pinot Blanco es una mutación del Pinot Gris, a su vez mutación del Negro. Aunque no es especialmente longevo ni tiene un aroma penetrarte, el vino hecho con el Pinot Blanco posee una excelente estructura y mucho cuerpo.